Antiguamente se llamaba Quacos de la Vera y su nombre parece hacer referencia a "cuatro" posibles fundadores. A sus habitantes se les denominan cuacareños y pertenece a la provincia de Cáceres. Es la capital administrativa de la mancomunidad de La Vera.

Históricamente, el pueblo está ligado a la figura del Emperador Carlos I de España y V de Alemania, que pasó sus últimos días de su vida, desde 1556 a 1558, en el Monasterio de Yuste.

El conjunto monumental de Cuacos fue declarado Conjunto de Interés Histórico-Artístico en 1959.

Para visitar:

La plazas de España (Plaza Mayor), de don Juan de Austria y la de Los Chorros, las dos primeras con soportales y balconadas de madera.

La iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, del s. XV; las ermitas de La Soledad, Santa Ana y El Salvador.

La Garganta de Cuacos, situada en las estribaciones de Gredos.

A 2 km del pueblo, situado entre una inmensa arboleda y pequeños arroyos de agua cristalina, se encuentra el Monasterio de Yuste, de los siglos XV y XVI con iglesia y claustro de estilo gótico, y un segundo claustro renacentista. Perteneció a la Orden de San Jerónimo, si bien desde 2013 en el Monasterio residen Monjes Paulinos.

Con un tipo de pimiento procedente de Sudamérica, los monjes del monasterio de Yuste, comenzaron a elaborar el pimentón. Hoy en día el pimentón de Cuacos, condimento genuinamente artesanal en sus tres tipos, dulce, agridulce y picante, al igual que el de otros pueblos de la comarca, es famoso por su extraordinaria calidad y lleva la denominación de origen de Pimentón de la Vera.