Rodeada por gargantas naturales y protegida por la Sierra de Tormantos, Garganta de la Olla es un municipio enclavado en la Comarca de la Vera que por su rico patrimonio, fue declarado Conjunto Histórico-artístico.

En su casco urbano, en el que la arquitectura popular de la comarca de La Vera está magníficamente representada, podremos visitar:

La Plaza Mayor.
La Iglesia de San Lorenzo Mártir del siglo XVI , que tiene un órgano barroco restaurado en 1984.
La ermita del Santísimo Cristo del Humilladero, del siglo XVI , con el altar de azulejos talaveranos.
La ermita de San Martín.
La Casa de la Inquisición.
La Casa de la Muñecas, que con un característico color azul, fue un prostíbulo en los tiempos en los que Carlos V vivió en el Monasterio de Yuste.
La Casa de Postas, vivienda utilizada como posada, también en época de Carlos V.
La Casa de la Peña.
El Barrio de la Huerta y la casa de Pedro Carvajal, donde nació el virrey de Nápoles D. Pedro de Carvajal.
La Casa de Francisco Díaz (maestro de obra de la iglesia) que es una de las casas más antiguas del pueblo.
La escultura de la Serrana de la Vera (Isabel de Carbajal), una mujer que por venganza hacia los hombres, los mataba después de gozar ardientemente con ellos. Una cruz en lo alto de la torre de Garganta la Olla conmemora a sus infelices víctimas.

En esta localidad, además de disfrutar de su patrimonio histórico, podremos adentrarnos en un entorno de frondosa y exuberante vegetación con numerosas charcas naturales, formadas por las aguas cristalinas que bajan desde la Sierra de Gredos, y entre las que se encuentran los charcas de Las Pilatillas, El Calderón, La Valentina y El Tinajón.

En el pueblo, hay varios bares y restaurantes. Durante nuestra visita comimos, y muy bien, en el restaurante “La Fragua”.