Villa toledana, por la que transcurre el río Tiétar, rodeada por los cerros de Torino y Agudo, y las lomas de Rombilanos y La Mesa.
Tiene un puente romano sobre el río Tiétar que data de los siglos I o II a. C.
Su iglesia parroquial, Nuestra Señora de la Oliva, es obra plateresca y es atribuida a Herrera.

La Iglesuela