Conocida como la “Galicia chica” por la abundancia de lluvias que caen durante todo el año, Madrigal de la Vera está situada a los pies de la Sierra de Gredos y en la vertiente norte de la comunidad de Extremadura.

Formando parte de su  primoroso entorno natural, se encuentra la hermosísima Garganta de Alardos y su precioso puente de un solo ojo, que aunque llamado “romano”, es del siglo XVIII.

El municipio cuenta  con un atrayente núcleo urbano con casas de adobe y entramados de madera, varias fuentes y  la Iglesia parroquial de San Pedro Apóstol (siglo XV), que es su principal monumento.

Siendo la caldereta su plato estrella, el cabrito, los pimientos y las migas son también productos característicos de su sabrosa gastronomía.