Nuestra Plaza Mayor

La Plaza Mayor de cada uno de nuestros pueblos, deberían ser como el alma de la villa, su mejor puerta de acceso, el rincón más acogedor de la localidad, la primera impresión de equilibrio y sosiego del turista, un lugar de reunión, encuentro y acogida, para vecinos y visitantes.

Pero por desgracia, muchas de nuestras Plazas Mayores presentan en excesivas ocasiones un aspecto lamentablemente descuidado. Ocupadas por coches u otros vehículos de motor las convierten ( poco importa los siglos de historia que el lugar pueda tener), en vulgares aparcamientos. Coches, cubos de basura y demás utensilios urbanos, usurpan unas veces protagonismo a una fuente, otras, a un edificio o monumento de varios siglos de antigüedad, o simplemente despojan sin el menor pudor, gran parte de su espacio público, ante la fría indiferencia de algunas de nuestras autoridades.

Por eso, es trascendental que los vecinos protejamos nuestras plazas con el mismo cariño, que probablemente lo hicieron antepasados nuestros, siendo éste un motivo más que suficiente para colaborar en la recuperación, el mantenimiento del buen gusto y la estética del paisaje, comprometiéndonos a conservarlas con mucho mimo, lo que exigirá de nosotros y de nuestra autoridades municipales un cuidado extremo, para que no sea violada tanta belleza.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone

Los comentarios están cerrados.