Piedralaves

Piedralaves que en árabe significa ” junto a la sierra ” es una
bellísima villa que situada entre la vertiente sur de la Sierra de Gredos y los Montes de Toledo, y dividida en dos partes por la garganta de Nuño Cojo, obtuvo en 1639 durante el reinado de Felipe IV , la carta de Villazgo que le independizó de La Adrada.

Definida por Camilo José Cela en su obra de Judíos, Moros y Cristianos como “Linda y minúscula como una flor”, está situada en uno de los rincones más acogedores del Valle del Tiétar, cerca de una zona de la sierra de hermosa vegetación entre grandes rocas y gargantas de agua, y sobre una ladera poblada de pinos, robles y castaños.

Piedralaves, ha sido el lugar de descanso de ilustres veraneantes como Juan Ramón Jiménez, Pío Baroja, Camilo José Cela, León Felipe, Gitanillo de Triana, Pastora Imperio o el torero Marcial Lalanda, que habrían seguramente elegido esta villa por su clima primaveral, su hermosa tranquilidad y su espléndido paisaje.

En esta villa con un censo de población que ronda los 2500 habitantes, cabe destacar, la gran cantidad de apellidos de origen galaico como los de Vega, Doblado, Dopazo, Gallego o Marín, motivado por el hecho de que en el siglo XVIII, Don Pablo de Olavide, ministro de Carlos III, decretase que Piedralaves fuera repoblada con familias de la región gallega.

Su arquitectura popular se caracteriza por sus empinadas calles adoquinadas y sus casas de piedra con pequeños balcones de madera, muchos de ellos repletos de geranios.

Entre sus monumentos podemos destacar:
La Iglesia parroquial de San Antonio de Padua, totalmente de piedra, (siglos XVI-XVIII), de influencia mudéjar, con un retablo barroco y un sagrario renacentista.
La cruz de los enamorados”, en frente de la Iglesia , del siglo XVII, llamada así por que antiguamente era el lugar de encuentro de las parejas de novios.
La Ermita de San Roque, en honor al patrón de la Villa, del siglo XIV y reconstruida en 1775.
La Ermita de Ntra. Sra. de la Concepción el siglo XVI antigua Iglesia, situada en un parque que fue antiguamente cementerio.
El Puente Romano, situado al lado de la ermita anteriormente citada y que fue el antiguo acceso al pueblo.
El Edificio del Ayuntamiento y la Torre del Reloj, en su Plaza Mayor, llamada ahora “de la Constitución”.

Y casi también un monumento para los amantes de los baños en aguas frías y cristalinas, pudiera ser la emblemática piscina natural de “La Charca de la Nieta”, que está situada a medio camino entre la también emblemática tasca “La bodeguilla”, junto al puente romano, y El Horcajo, que es la nueva presa de Piedralaves.

En cuanto a su folklore tiene especial relevancia, además de las “jotas serranas”, y las “seguidillas”, una danza que evoca la lucha entre David y Goliat denominada ” El Maquilandrón”.

Fiestas: 16 de febrero, Martes de carnaval y San Roque del 15 al 19 de agosto.


Iglesia de Piedralaves, a la izquierda “La Cruz de los Enamorados”


Retablo de la Iglesia de San Antonio de Padua en Piedralaves


Interior de la Iglesia de San Antonio de Padua


“La Cruz de los enamorados”, crucero de piedra con extrañas figuras geométricas en su base.


Ermita de San Roque


Ermita de Ntra. Sra. de la Concepción


Puente romano


Parque del Venerito con escultura surrealista y fuente de los tres caños.


Garganta de Nuño Cojo


Casas


Casas


Casas


Casas


Ayuntamiento


Torre del reloj


Calle y tienda de regalos


Garganta de Nuño Cojo y Terraza de “La Bodeguilla”


“La bodeguilla”


Charca La Nieta


Charca La Nieta


Presa del Horcajo


Presa del Horcajo