A cinco kilómetros de La Adrada y situada en una amplia llanura, esta localidad se ha convertido en el centro neurálgico y comercial de toda la zona. Su nombre proviene del latín Saltulum (bosquecillo), más tarde Sotiello y posteriormente Sotillo.

Desafortunadamente, debido a los efectos del desarrollo urbanístico de las últimas décadas, su casco urbano conserva muy pocas muestras de sus antiguas características.

Para ver y visitar:

Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad (siglo XV)
Fuente de los Cinco Caños (s XVIII).
Algunas muestras de arquitectura popular de los siglos XVIII y XIX, con algunas casas balconadas que pueden verse en lo que queda de su casco antiguo.
Canto de los Pollitos: Un pequeño cerro situado en un hermoso paraje natural  a la salida del pueblo, con unas piedras que asemejan la figura de una gallina junto con sus huevos.

Fiestas: 5 a 9 de septiembre (Virgen de los Remedios).