Iglesuela del Tiétar

A unos 12 km de La Adrada se encuentra esta villa toledana, por la que transcurre el río Tiétar. Está rodeada por los cerros de Torino y Agudo, y las lomas de Rombilanos y La Mesa.

Con una población de unos 500 habitantes, Iglesuela del Tiétar se encuentra vinculada geográficamente a las comarcas de la Sierra de San Vicente y del Valle del Tiétar.

El término La Iglesuela se debe al primitivo y pequeño templo construido donde ahora está ubicada la iglesia.

Tiene dos puentes romanos, uno sobre el Tiétar en la carretera a Casavieja, y otro en la denominada senda de Viriato, sobre la garganta de Torinas (afluente del río Tiétar), que data de los siglos I o II a.C.

Su iglesia parroquial, Nuestra Señora de la Oliva, es obra plateresca y es atribuida a Herrera.