Categoría: Comarca del Valle del Tiétar

Trashumancia

El sábado 30 de junio se celebró la Jornada de Trashumancia en el Puerto “El Pico”

 

La Plataforma Trashumancia Viva, la Asociación Española de Raza Avileña-Negra Ibérica y el Consejo Regulador IGP Carne de Ávila volvieron a reivindicar a través de esta actividad, un modelo histórico de ganadería que sigue siendo actual y necesario, comprometido con el desarrollo sostenible.

Toda una fiesta y un espectáculo para la vista observar al ganado subiendo el puerto por la calzada romana, como se viene haciendo desde tiempo inmemorial.

 

 

qr code generator

Adiós a un amigo

Falleció el Doctor D. Jesús Caldas

En su haber, una larga e intensa trayectoria profesional en los campos de la medicina y la enseñanza


Doctor D. Jesús Caldas

Con gran pesar comunicamos la triste noticia del fallecimiento el pasado 14 de enero del Doctor D. Jesús Caldas, maestro en Medicina y maestro de la vida.

Don Jesús Caldas, doctor en medicina, profesor de universidad y viajero infatigable. Autor de una tesis doctoral con Merito Extraordinario, estudió en España, China y en las universidades americanas Tulane University y Harvard University. En su haber, una larga e intensa trayectoria profesional en los campos de la medicina y la enseñanza. Catedrático en las universidades de Madrid y Colombia, fundó el primer hospital de medicina preventiva en España, interviniendo además en TVE con varios programas sobre medicina preventiva en la década de los 60. Doctor honoris causa por la Universidad de Boston. Formó parte de la Asociación Internacional de Médicos del Mundo para la Prevención de la Guerra Nuclear, ganadora del Premio Nobel Medicos del Mundo Prevención de la Guerra Nuclear” en 1985. Premio internacional León Felipe de la Paz 1998.

Continuar

Categoría: La Adrada

Colores de otoño

El otoño es para muchos, una estación ideal para pasear por campos y  arboledas. Aquí van algunas fotografías tomadas el pasado fin de semana durante una breve pero relajante caminata, siguiendo el cauce del río Avellaneda, desde Arenas de San Pedro hasta el Monasterio de San Pedro de Alcántara. Preciosa vegetación pintada con rojos y dorados colores otoñales, inmensa tranquilidad, cruces de granito cubiertas de musgo y una maravillosa alfombra de hojas nos cautivarán durante este corto trayecto de apenas tres kilómetros.

San Pedro de Alcántara (Ávila)

San Pedro de Alcántara (Ávila)

San Pedro de Alcántara (Ávila)

San Pedro de Alcántara (Ávila)

San Pedro de Alcántara (Ávila)

San Pedro de Alcántara (Ávila)

San Pedro de Alcántara (Ávila)

San Pedro de Alcántara (Ávila)

Otoño

Como dar un simple paseo en plena naturaleza es una actividad muy saludable, unos días antes de la llegada del invierno y bajo unas diminutas gotas de lluvia, decidimos hacer un pequeño recorrido, en esta ocasión por las pistas forestales de Casavieja y Gavilanes, sin más pretensiones que disfrutar del embriagador aroma otoñal y contemplar las diferentes tonalidades rojizas y amarillas de los árboles con las que está impregnado el paisaje.

Sin duda alguna el otoño, es la estación que mayor variedad cromática nos ofrece y una de las estaciones más bellas para presenciar el colorido de los campos y bosques del Valle del Tiétar.

POR CASAVIEJA

POR GAVILANES

Grupo Alfoz

Jotas, boleros, fandangos, rondeñas, malagueñas y seguidillas, son los principales bailes de su interpretación.

“Alfoz de la Adrada” nació por la unión de un grupo de personas que tienen en común un gran interés por el folklore, impulsadas por Daniel Peces Ayuso, reconocido folklorista y experto en danzas y tradiciones. Desde el comienzo, el principal fin del grupo ha sido recuperar y transmitir la cultura tradicional por medio de música, bailes e indumentaria.

Este grupo viene realizando una laboriosa tarea de investigación y recopilación de los trajes típicos que se lucían tanto en nuestra localidad como en toda la comarca, gracias a la búsqueda en los baúles de nuestros antepasados y a las manos primorosas de los propios componentes del grupo, que han logrado recuperar varios trajes: de boda, de paseo, de fiesta, de faena…

Alfoz de La Adrada

Los principales bailes que interpreta el grupo, todos coreografiados por Daniel Peces, son jotas, boleros, fandangos, rondeñas, malagueñas y seguidillas.

Todos los veranos, desde 1999, se celebra el Encuentro de Folklore Villa de La Adrada, por el que pasan año tras año grupos provenientes de nuestra comunidad, del resto de España y del extranjero, dando lugar a uno de los acontecimientos culturales más importantes del verano en nuestro entorno.

Categoría: La Adrada

Por la presa de Piedralaves

Alrededores de la presa del Horcajo en Piedralaves. Domingo de septiembre casi al final del verano; un cielo parcialmente encapotado por oscuros nubarrones que amenazan lluvia, y fresco vientecillo serrano. Estamos junto a esta presa que recoge sus aguas del Nuño Cojo después de haber recorrido desde su nacimiento, en la Pradera de la Serradilla, una pendiente de más de 500 metros.

Es éste un espacio natural, de gran belleza y de fácil accesibilidad, apropiado para disfrutar de un relajante paseo, contemplando el paisaje en el que abunda el pino negral (Pinus pinaster) junto a florecillas de distintos tipos, e infinidad de plantas como el cantueso, el romero, el tomillo o la jara.

Trazando círculos en el cielo podemos ver revolotear varias aves de rapiña (buitres y gavilanes, según dice un paseante que camina junto a nosotros). Por la senda que recorremos vemos entre los pinares de la montaña, tres o cuatro ardillas subiendo y bajando por los troncos de los árboles con la agilidad que les caracteriza, y entre los matorrales varias lagartijas y un lagarto.

Un paseo no muy largo con el que hemos podido disfrutar de la melancólica contemplación del entorno, y del delicioso aroma de las plantas impregnado con el peculiar olor a tierra mojada, uno de los olores que junto al de la mar y al de la hierba recién cortada más me gusta.

La lluvia está ya cerca.

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Blog Valle del Tiétar - Piedralaves

Categoría: Piedralaves

Patatas al caldero

Domingo 11 de mayo, una nueva jornada para disfrutar de una espléndida y húmeda primavera. A alguien le pudiera parecer que podría ser un día aburrido que aconseja a no hacer planes, pues negros nubarrones presagian que una copiosa lluvia va a caer sobre el Valle. Una buena excusa sin embargo, para desplazarnos a algún pueblo cercano para comer. Se nos antojan una patatas al caldero, que son la quintaesencia de la típica y popular cocina de Pedro Bernardo, por lo que después de recorrer unos pocos kilómetros degustamos en esta localidad, una buena cazuela de este sencillo y rico manjar.

En ese estado de felicidad estamos, cuando ya en el exterior la lluvia arrecia con tal fuerza que tenemos que refugiarnos dentro del coche, por lo que iniciamos un pequeño recorrido por carretera, deteniéndonos en algunos momentos en que la lluvia escampa, para hacer alguna foto y admirar a nuestro alrededor un paisaje del que es imposible cansarse.

La montaña está espectacular con la humedad, la vegetación con un intenso verdor bajo un cielo encapotado, extensos matorrales con hermosas y diminutas florecillas silvestres blancas, violetas, amarillas, que irradian alegría… y las jaras en flor. Paisaje, lluvia, pajarillos, arroyos, montaña, variedad de aromas y colores que nos ofrece la naturaleza….¡que gozada!

Pedro Bernardo - Foto: José Antonio Rodríguez

Pedro Bernardo - Foto: José Antonio Rodríguez

Continuar

Fotografías de ayer

Se podría contar parte de la historia más reciente de un pueblo, a través de fotografías viejas (o no tan viejas). Esas fotos, que tienen sin duda un encanto especial, nos muestran un entorno, unas calles o unos edificios que han cambiado. Instantáneas en blanco y negro, o con el color desvaído por el paso del tiempo, que como un preciado tesoro pueden encontrarse en un álbum familiar, dentro de un cajón de la mesita de noche, o en esa caja de puros habanos que hace muchos años alguien colocó en un desván.

José Berlinches, es una de esas personas, que la pasión por la imagen le hizo captar y coleccionar un montón de fotografías, muchas de las cuales se extraviaron cuando fueron prestadas para alguna publicación, otras como las que mostramos a continuación siguen con su dueño y por eso podemos contemplarlas ahora en esta página.


La Adrada Foto José Berlinches


La Adrada Foto José Berlinches

Continuar

Categoría: La Adrada

Día de la seta 2006

La Asociación de Amigos de La Adrada, Tíetar, Valle y Montaña organizó, el pasado sábado 18 de noviembre, la VIII edición del ” El Día de la Seta”, con la idea de compartir una jornada campestre y practicar la mejor forma de recolectar setas, tratando de distinguir sus diferentes especies.

La Adrada-día de la seta

Utilizar cestas o canastas, no usar rastrillos que pueden impedir la reproducción de nuevas setas, usar una navaja para cortar por el tallo y no arrancarla del suelo, son tan sólo algunas de las normas que se tratan de poner en práctica en esta salida anual del “Día de la seta”, abierta a socios y simpatizantes de la Asociación.

Con las botas completamente encharcadas, debido a que la lluvia no dejó de caer ni un momento en toda la mañana, la búsqueda de ejemplares no fue demasiado fructífera, aunque, eso sí, durante tres horas de pateo, los participantes, armados con paraguas, navajas y bastones, lograron recoger en sus cestas bastantes piezas interesantes para la exposición, así como unos cuantos níscalos, boletos y lepiotas para su degustación.

Continuar

Categoría: La Adrada

Un simple paseo

En el Bar Peral, unas rebanadas de pan tostado untadas con aceite de oliva, acompañan nuestro café con leche en el desayuno de un luminoso domingo de noviembre, minutos antes de iniciar un corto paseo por los campos de La Adrada.
La Adrada
El sol, espléndido, acaricia con suavidad los verdes prados adradenses durante la temporada otoñal, en la que son muy populares las excursiones al campo o al bosque que realizan vecinos y visitantes en los fines de semana. Además, en esta época en la que las setas abundan, muchas personas provistas con cestas de mimbre aprovechan su paseo para recolectar algunos de los ejemplares que encuentran a su paso.
La Adrada
La Adrada
El silencio sólo se quiebra, con el canto de algún pajarillo, con la suave brisa que de vez en cuando mece la copa de los árboles, o con el desagradable sobresalto acústico de ¡una manada de quads! completamente ajenos a los destrozos medioambientales que pueden ocasionar, incomodando a los que más sufren con está máquinas, los inquilinos de bosques y praderas, en especial las aves, que sienten atacado su hábitat con el escandaloso e inoportuno estruendo de sus motores.
Sobre un paisaje de cielo azul y frondosas montañas, una explotación de vacas, con los animales pastando en un prado amplio y verde que nos pudiera hacer pensar que estamos es Asturias, nos devuelve al lugar en donde realmente estamos, en La Adrada, en un tiempo de otoño repleto de color y de contraste.
Y es que, simplemente unas horas de paseo pueden ser suficientes para disfrutar del paisaje, respirar aire puro y percibir el especial frescor del aroma que desprenden las praderas de La Adrada en esta estación otoñal. Sosiego y tranquilidad que la naturaleza nos brinda para relajarnos y recargar pilas, y en la que una tapa de migas con una copa de vino en el Bar Santi, pondrían el punto y final, a esta pequeña e intrascendente excursión matinal.
La Adrada
La Adrada
La Adrada

Categoría: La Adrada

Puerta

Construcción típica del pueblo de Poyales del Hoyo, que aparece también fotografiada en otro apartado de este Blog. Para el deleite del observador, la puerta de entrada a esta pintoresca vivienda es rescatada de la ruina, con este cuadro que Blanca Muñoz utiliza para ilustrar uno de sus artículos en el Blog Arbillas

Construcción típica del pueblo de , que aparece también fotografiada en otro apartado de este Blog. Para el deleite del observador, la puerta de entrada a esta pintoresca vivienda es rescatada de la ruina, con este cuadro que utiliza para ilustrar uno de sus artículos en el Blog

La Adrada desde el aire

El Valle del Tiétar, es uno de esos lugares en los que se pueden practicar deportes aéreos y a su vez conjugarlos con la belleza del paisaje.

Quienes vuelan en parapentes, paramotores, planeadores y alas deltas, tienen la posibilidad de divisar desde la posición privilegiada que les confiere la altura, espléndidas vistas de toda la comarca.

En estas imágenes tomadas el pasado domingo, vemos a un practicante de este sugestivo deporte, sobrevolando a unos 150 metros de altura con su paramotor, la Villa de La Adrada.

Con seguridad, el deportista habrá podido contemplar desde la altitud, una estupenda perspectiva de los campos de La Adrada y de la gente que en este soleado día de invierno, disfrutaban también a esas horas, de un apacible y reconfortante paseo.

Categoría: La Adrada

Nieve en el puerto de Mijares

Tras las copiosas nevadas de los últimos días y con el pretexto de acariciar la nieve, nos acercamos al Puerto de Mijares en un apacible y frío domingo de enero. El blanco paisaje, que detenta una luminosidad especial en las últimas horas de la tarde, nos invita a tomar algunas fotografías desde su punto más alto, justamente donde un indicador nos avisa que estamos situados a 1570 metros de altura.

Puerto Mijares

Entre bromas y risas, peques y mayores improvisan pequeñas batallas con bolas de nieve, que arrojadas con ímpetu, alcanzan unas veces su objetivo sobre la ropa y el pelo de familiares o amigos, y otras, terminan estrellándose en el blanco suelo de donde salieron. Es una manera como otra cualquiera de emplear un ratito de nuestro tiempo disfrutando de la naturaleza, y del bello panorama pintado por la tenue capa de nieve, que cubre en este día de invierno, el Puerto de Mijares.

Categoría: Mijares

El castro de El Raso

Este poblado amurallado de los siglos V al I a.C, de unas veinte hectáreas de superficie, situado cerca de la localidad de Candeleda y del Pico Almanzor (2592 m.) que le protege de los vientos fríos del norte y le proporciona a lo largo del año una agradable temperatura, es un importante testimonio de la cultura Vettona.

Los vettones fueron uno de los pueblos indígenas que habitaron la península ibérica, con anterioridad a la conquista de Roma. Su cultura de tipo céltico, es mezcla de tradiciones anteriores y nuevos avances procedentes de otros pueblos. Se caracterizaron por sus relaciones comerciales, una mayor organización social, y la utilización del torno en la fabricación de sus cerámicas. Los verracos, esculturas de animales en piedra son sus elementos más representativos.

Las excavaciones arqueológicas han permitido conocer que este poblado tuvo unas trescientas casas y una población de unos 1.500 habitantes. La disposición regular de sus casas, unas al lado de otras con muros comunes, indican una cierta organización urbanística. Los materiales empleados para la construcción fueron la piedra, el barro y la madera.


Imagen del panel informativo de la Junta de Castilla y León

Las casas eran de una sola planta rectangular o trapezoidal, y contaba con un porche, un vestíbulo, una cocina que era a la vez la habitación principal, una segunda habitación y un almacén. Las costumbres de estas gentes han llegado hasta nosotros a través del historiador grecorromano Estrabón, quien escribió: ” comen sentados sobre bancos construidos alrededor de las paredes, alineándose en ellos según sus edades y dignidades; los alimentos se hacen circular de mano en mano”.


Réplica de dos viviendas tradicionales de los vettones.


Réplica de una vivienda indígena, de una sola planta, rectangular o trapezoidal.


El paisaje desde el castro es extraordinariamente hermoso, como se puede observar en estas fotos tomadas en una preciosa tarde otoñal de noviembre, salpicada con una fina lluvia.


El paisaje nublado y la fina lluvia, crean un ambiente fascinante y mágico de singular belleza.


Mirador desde donde se divisan fantásticas panorámicas. Nubes, montañas, valle, ríos y una exuberante vegetación, en un solo golpe de vista.


Vista parcial desde el mirador


Desde otro punto podemos divisar el pantano del Rosarito.

Categoría: El Raso

Nuestra Plaza Mayor

La Plaza Mayor de cada uno de nuestros pueblos, deberían ser como el alma de la villa, su mejor puerta de acceso, el rincón más acogedor de la localidad, la primera impresión de equilibrio y sosiego del turista, un lugar de reunión, encuentro y acogida, para vecinos y visitantes.

Pero por desgracia, muchas de nuestras Plazas Mayores presentan en excesivas ocasiones un aspecto lamentablemente descuidado. Ocupadas por coches u otros vehículos de motor las convierten (poco importa los siglos de historia que el lugar pueda tener), en vulgares aparcamientos. Coches, cubos de basura y demás utensilios urbanos, pueden usurpar protagonismo a una fuente,  a un edificio o monumento de varios siglos de antigüedad, o simplemente despojan sin el menor pudor gran parte del espacio público.

Por eso, es trascendental que los vecinos protejamos nuestras plazas con el mismo cariño, que probablemente lo hicieron antepasados nuestros, siendo este un motivo más que suficiente para colaborar en la recuperación, el mantenimiento del buen gusto y la estética del paisaje, comprometiéndonos a conservarlas con mucho mimo, lo que exigirá de nosotros y de nuestras autoridades municipales un cuidado extremo, para que no sea violada tanta belleza.

Otoño

En otoño, El Valle del Tiétar se reviste de fantásticos colores. Tonalidades pardas y amarillas invaden sus campos, las tardes son algo más tristes y la niebla nos viene a visitar casi todas las tardes momentos antes de anochecer, provocando en nosotros esa cierta sensación de tristeza y melancolía, que nos anuncia que el frío y el invierno están a punto de llegar…

…pero el Valle está aún así, fascinantemente hermoso con hojas caídas sobre el verde resplandeciente de sus campos humedecidos por las últimas lluvias, que han refrescado la tierra y el ambiente. Las frondosas ramas de nuestros árboles se revisten con preciosas tonalidades cálidas y doradas. Es el momento para el descanso, el sosiego, la meditación y la observación del paisaje que ahora la naturaleza nos muestra, una vez superada la angustia padecida tras la sequía extrema del último verano.

La calvotada

Regados con tragos de buen vino, o de algún licor tradicional como “gloria” o “angélica”, el día 1 de noviembre, los habitantes de muchos pueblos de nuestra comarca, degustan en el campo “los calbotes” o “calvotes”, que es el nombre que reciben las castañas una vez pasadas por la brasa. De este modo, los frutos estallan en el fuego y quedan “calvas”, es decir, asadas y sin cáscara.

Esta tradición ancestral, que algunos sitúan en el medievo, es una fiesta de singular importancia que tiene como protagonista a este fruto de cáscara gruesa, correosa y de color pardo oscuro, que una vez tostado se saborea, cuando nuestros bosques muestran sus mejores y más hermosos coloridos otoñales, siempre al lado de una buena lumbre y en grata compañía.

De esta manera, la festividad de Todos los Santos, además de ser tradicionalmente el día que dedicamos para recordar especialmente a nuestros antepasados, resulta ser también un jornada de alegría, risa, comida y diversión, gracias a la fiesta de “la calvotada”.

Centro de interpretación

El castillo de La Adrada, escenario permanente de actividades socioculturales a través de de la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, es gracias a la fundamental presencia de la Institución Gran Duque de Alba, el Centro de Interpretación Histórica del Valle del Tiétar, que tiene por misión la propagación de la cultura, la historia y el turismo. En este Centro, el público puede contemplar el proceso reahabilitador del castillo reconstruido e inaugurado en el año 2004, su entorno medio ambiental y las salas que lo componen.

Otro de los objetivos es fomentar la tradición y la cultura del Valle entre los propios habitantes y extenderla al mismo tiempo al resto de Castilla y León.


Una figura de un soldado de guardia, vestido al modo de un alabardero de la primera mitad del siglo XVI, recibe al visitante
.

El centro acoge una docena de estancias donde el viajero se empapa de historia sobre los primeros pobladores del valle, los vettones, -cazadores y recolectores de la segunda edad del hierro-, y de su vida en los castros. De las costumbres de los lugareños del valle a lo largo de los tiempos hasta hoy, dan constancia las maquetas, textos e ilustraciones sobre la romanización, los visigodos, las invasiones musulmanas, los concejos, los señoríos y el mundo rural tradicional.

Diversos paneles ofrecen datos sobre la diversidad ecológica de la treintena de pueblos del sur de Avila, Madrid y Toledo a los que da nombre el afluente del Tajo y en cuya depresión de 2.000 metros en la Sierra de Gredos se encuentran representadas prácticamente todas las regiones bioclimáticas.


Las ilustraciones reflejan además con minuciosidad, el mundo rural tradicional de los cerca de 170.000 habitantes del Valle, plagado ahora de urbanizaciones y viviendas .

Sobre El Centro de Interpretación Histórica, se recomienda leer la siguiente información de la Fundación del Patrimonio de Castilla y León

Categoría: La Adrada

Luvias

Por fin llegan las lluvias también a nuestro valle, provocadas por ese huracán Vince que de forma inusual se ha formado días atrás en las cercanías de la isla portuguesa de Madeira, gracias claro está, al cambio climático que se está produciendo en nuestro planeta y que afortunadamente, a nosotros, en lugar de desastres y desgracias, nos va a proporcionar según parece, abundantes precipitaciones.

lluvia

Precipitaciones que servirán para llenar un poquitín nuestros embalses con el agua de esta tormenta tropical y refrescar los campos del Valle del Tiétar, maltratados durante los últimos meses por una fuerte y pertinaz sequía, causada también con toda seguridad por el cambio climático.

Está claro que la naturaleza está pasando factura y nuestro planeta que es también un ser vivo, se defiende con sus propios métodos y estrategias de supervivencia.

lluvia sobre el valle

De todas las maneras y dejando el tema del cambio climático, del que mucho y mal se podría hablar, recibamos a este extraño huracán con la esperanza de que sea el principio del fin de la sequía que nos permita de nuevo contemplar en poco tiempo, el hermoso y resplandeciente verdor de nuestro paisaje.

La vendimia

Con la cosecha de la uva, Sotillo de la Adrada, como otros muchos pueblos del Valle del Tiétar entra en ese periodo de recolección que, desde hace cientos de años, acompañan cada otoño las tareas para la preparación del vino, un arte que se repite cada año como un ritual.

Antiguamente, estos días se consideraban casi festivos y todos los componentes de la familia tenían que colaborar en los trabajos de la vendimia, recogiendo la uva en capachos y transportados éstos, hasta la Cooperativa en burros y caballos. En la actualidad, las cosas han cambiado, recogiéndose en recipientes de plástico y transportando luego la uva, en furgonetas hasta la Cooperativa.

La cosecha en esta ocasión, según parece, resultará excelente debido a la escasez de lluvia de este año, y entre las variedades de uva que se recogerán está la del albillo, de color amarillo dorado y aroma característico, y la garnacha negra, mucho más abundante que la anterior, que dará lugar a carnosos vinos rosados y a tintos jóvenes, afrutados y de atractivo color, siendo la responsable de que los tintos alcancen esa fuerza y acidez esencial, que proporcionará a nuestro paladar un recio y contundente sabor.

Caballeros templarios

Trescientos años después de la aprobación de los estatutos de la Orden del Temple en Versalles (1705), que tuvo como consecuencia el resurgimiento de la orden templaria (orden medieval de carácter religioso y militar cargada de tintes legendarios, nacida en la primera cruzada y que fue fundada en Jerusalén en 1119), el domingo 25 de septiembre de 2005, los Caballeros de la Orden del Temple celebraron en la Capilla Real de este Convento de San Pedro Alcántara, la investidura de varios caballeros templarios y una dama templaria, como culminación de una serie de ceremonias que comenzaron dos días antes con una velada de armas.

San pedro de Alcántara

Se inició el acto de investidura con una misa, en cuya homilía el sacerdote celebrante recordó aquello de que “el hábito no hace al monje”, y que por tanto los habitos que ahora les cubrían, servirían sencillamente para que tuvieran presente la necesidad de que siempre se comporten como caballeros.

Siete aspirantes fueron investidos ‘caballeros’, otra ‘dama’, otros dos ‘sargentos’, que es un rango inferior. A todos ellos se les impuso la Sobrevesta y la Cruz. La dama templaria y los caballeros templarios, fueron además tocados con la espada del Gran Prior de España.

Dentro de la Orden, el primer paso es la investidura como sargento, cargo en el que permanecerán durante tres años, para luego ascender a caballero o dama y más tarde a comendador, oficial, gran oficial, prior, prior general, miembro del Consejo Magistral y Gran Maestre.

Zaida

castillol
Castillo de La Adrada

La princesa Zaida que según la leyenda tuvo un romance con el rey Alfonso VI en La Adrada, en una fortaleza de origen romano, situada donde actualmente se ubica el castillo de esta villa, fue al parecer una bellísima princesa, hija política de Abenabeth, rey de Sevilla, que casó con el rey castellano, poco antes de conquistar Toledo. Parece ser que Alfonso y su joven amada fueron inmensamente felices.

La biografía de la princesa Zaida no sólo está llena de amplias lagunas -como por ejemplo fecha y lugar de nacimiento, padres y fecha concreta de fallecimiento- sino que además antiguos historiadores manipularon de forma interesada pasajes importantes de su vida, rebatidos posteriormente por otros estudiosos basándose en diversas pruebas escritas inexploradas hasta entonces.

Hay un escrito sobre Zaida, donde lo de menos son las inexactitudes históricas, un bello poema de la antigua lírica castellana, contemporánea y similar al Cantar de Mio Cid, aunque más reducido por estar prosificado donde describe a la protagonista como gentil princesa, doncella de gran hermosura, muy virtuosa, gallarda, discreta, esbelta, de singular belleza, de tez espléndidamente blanca. La epopeya no ahorra piropos, y fiel al florido romanticismo dice que “se enamora de oídas” del “apuesto guerrero Alfonso VI, gallardo y muy ducho en el manejo de las armas”. Esta joya literaria medieval, El Cantar de la Mora Zaida, está recogida en Leyendas Épicas Españolas editado por Rosa Castillo en la colección Odres Nuevos de la editorial Castalia.

Categoría: La Adrada

La Parra

En las cercanías de Arenas de San pedro, se encuentra este pequeño pueblo que merece la pena visitar por su pintoresco aspecto casi alpujarreño, y por la gran profusión de flores de sus balconadas de madera durante la primavera.

Categoría: La Parra

Cuevas del Águila

En Ramacastañas, a cuatro kilómetros de Arenas de San Pedro, se encuentran estas cuevas de inexcusable visita; un paraíso de estalactitas y estalagmitas esculpidas por la naturaleza en piedra caliza.

Categoría: Ramacastañas

Valle del Tiétar

Regado por el río que le da nombre, el Valle del Tietar muestra una naturaleza rebosante y generosa.

Un total de 24 municipios abulenses llenos de encanto situados en la falda de Gredos, se enclavan en esta comarca llena de hermosos parajes que nos motivan a disfrutar el contacto con la naturaleza.

Este valle está dividido en dos zonas, el Bajo Tiétar, más frío y lluvioso y El Alto Tiétar más cálido y seco al cual se le conoce también como La Andalucía de Ávila.

Bajo Tiétar: San Esteban del Valle, Cuevas del Valle, Villarejo del Valle, Santa Cruz del Valle y Mombeltrán que forman el Barranco de la cinco Villas.Arenas de San Pedro, con La Parra, Ramacastañas y Hontanares, Candeleda, El Raso, Poyales del Hoyo, Guisando, El Arenal con el Hornillo.

Alto Tietar:
Lanzahita, Pedro Bernardo, Gavilanes,  Mijares, Casavieja, Piedralaves, La adrada, Sotillo de La Adrada, Casillas, Higuera de la Dueñas, Fresnedilla, Navahondilla y Sta. María del Tietar.

Gargantas de agua cristalina, piscinas naturales, extensas praderas y rica vegetación nos invitan al descanso, así es el Valle del Tietar… cálido, alegre, sorprendente.

Paisajes, balconadas de madera con geranios, callejuelas pintorescas, gentes y costumbres forman algo muy especial que merece la pena descubrir y apreciar.